12 oct. 2015

CÓLERA - Micro Relato

Ayer mi enfado fue sublime.

Gritos desparramados por la habitación tal cual estaban sus juguetes. 

Su adorable carita traviesa conseguía intermitentemente atenuar mi ira. Ahora miro la estancia con todas esas cosas tiradas por el suelo y me pregunto quién las va a recoger. No va a servir de nada seguir gritando, ni siquiera si lo hago en silencio. Quizás si la cólera no se hubiera apoderado de mi ser, el suyo no habría desaparecido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Llegó tu turno!
Aprovecha para hablar, explicar, criticar, dilucidar, elogiar… todos tus comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos. Intentaré sacar partido de todos tus apuntes para seguir creciendo y mejorando.
Mil gracias por perder unos segundos en dejar tu opinión.